La borrasca Emma, que ha dejado seis muertos, sigue azotando la Península Ibérica