Las prostitutas vuelven a los arcenes de las carreteras de Gerona