La procesión de Santa Marta vivida desde dentro de un ataúd