Un jurado popular declara culpable al policía caníbal de Nueva York