Los niños, el colectivo más afectados por la crisis