La piel de los niños absorbe tres veces más sol que la de los adultos