El 38% de los accidentes de tráfico se producen en línea recta