Pelearse en el partido de sus hijos podría costarles 10.000 euros