Así es el arriesgado cruce de una mamá pata y sus patitos en una autopista de Moscú