A patadas con los retrovisores, los vecinos de Santa Pola hartos de la violencia de un grupo de jóvenes