Las desmesuradas reacciones de los pasajeros en el aeropuerto de El Prat