Un orangután fumador provoca la denuncia de los activistas