Una ola de calor asfixia a media España