Los okupas vuelven a entrar en el palacio de Pamplona del que habían sido desalojados