El obispo de Córdoba, contra la fornicación