Un obeso mórbido espera una media de tres años y medio para operarse