Llegan a un acantilado de la mano y no creerás lo que pasa luego