El necroturismo, la moda de visitar cementerios