Las navieras llevan a las Cíes el doble de pasajeros de los permitidos