La muerte a tiros de un hombre en un restaurante en Torremolinos, un posible ajuste de cuentas