Las monjas liberadas en Santiago tenían anulada la capacidad de pensar