Más de la mitad de los jóvenes reconocen mirar el móvil constantemente