La supervisión adulta a menores montados en colchonetas puede evitar ahogamientos