Los médicos que atienden a Teresa lanzan un mensaje de tranquilidad