Un matrimonio de ancianos fingía atropellos para cobrar el seguro