Ana, once años de vejaciones y golpes