Los investigadores se inclinan por la violencia de género en el crimen de los jóvenes de Granada