La investigación, la asignatura pendiente de las enfermedades mentales