La maravilla, en las manos de este indigente que toca el piano en la calle