La solidaridad apagó las llamas en Baiona