Un hotel de lujo, en llamas por culpa de un exceso de coñac en el flambeado