Una enferma de cáncer cumple su sueño gracias a unas gafas de realidad virtual