No hay límites a la libertad para el 'fugitivo' más testarudo