Una fortísima tormenta convierte las calles de Auckland en ríos