La fiesta en Pamplona no la para ni la lluvia