La fiebre por Dalí satura el museo Reina Sofía