Los fármacos no subvencionados por Sanidad disparan su precio de venta