Si te toca el euromillones, ¡cuidado! No todo es tan bonito como parece