Los esquiadores se resisten a abandonar las pistas