Una pesadilla que duró 10 días para David y Marta y para sus familias