Un equipo del Summa atiende a Ruiz-Mateos en su domicilio