Los nervios de los vecinos del edificio semi derrumbado en Madrid, a flor de piel