El enorme dispositivo de seguridad para la final de la Copa Libertadores que nadie dice quién pagará