Esto es lo que ocurre cuando una diseñadora arquitectónica intenta preparar postres