A las tres semanas de dejar de fumar la función pulmonar mejora un 30%