El autor confeso del triple crimen de Tenerife llevaba meses planeándolo