El doble asesinato de Córdoba, posible crimen pasional