Albert, de huevo de supermercado a codorniz en 30 días