Las personas de clases más desfavorecidas tienen un 40% más de trastornos mentales