Un chico de 18 años queda parapléjico tras tirarse a la piscina y golpearse la cabeza